5080.1910

D.F. y Área Metropolitana

01800 966 9696

Interior de la República

LMP Guía de salud

Hay estudios científicos que muestran que las personas que fuman, así como sus hijos, son más propensas a desarrollar enfermedades de la tiroides.

El tabaquismo es un hábito que afecta de manera negativa –y a veces muy grave– a todos los órganos del cuerpo. De manera general, derivado de la alta frecuencia con que los afecta, el corazón y los pulmones son los órganos más citados cuando se habla de los efectos nocivos del tabaquismo, pero es importante que sepas que las toxinas de los cigarrillos también afectan a la glándula tiroides.

Hay estudios científicos que muestran que las personas que fuman, así como sus hijos, son más propensas a desarrollar enfermedades de la tiroides.

Algunos componentes del tabaco (como el cianuro, que por sí mismo es tóxico para los seres humanos), cuando se consumen a través del cigarrillo, se metabolizan y se convierten en sustancias que afectan de manera específica el buen funcionamiento de la tiroides. Al consumir tabaco, aumenta la producción hormonal de la tiroides.

No es posible determinar la cantidad o el tiempo de exposición al tabaco que llevan a una enfermedad tiroidea. Puede haber daño a la tiroides derivado del tabaquismo, tanto en personas que fuman poco o que han fumado por poco tiempo, como en fumadores intensos en cantidad y en tiempo.

El alcance es tal, que se ha podido determinar que los recién nacidos, hijos de fumadores, pueden tener trastornos tiroideos.

Por otro lado, se ha visto que el cáncer tiroideo es menos frecuente en fumadores.

Aun cuando existe la asociación tabaquismo-enfermedad tiroidea, no es posible predecir qué enfermedad tiroidea presentará determinada persona.

Todas las personas pueden presentar algún trastorno tiroideo en cualquier momento de su vida; sin embargo, se ha observado que la enfermedad tiroidea es más frecuente en mujeres de familias sin antecedentes de trastornos tiroideos, o que habitan en lugares donde el aporte de yodo es insuficiente y que además fuman.

Las personas que han sido diagnosticadas de una enfermedad tiroidea y fuman pueden tener síntomas más intensos y difíciles de controlar que las personas que no fuman.   Por ejemplo, cuando el tabaquismo se asocia al hipertiroidismo puede haber alteraciones oculares.

De esta manera, a los beneficios de evitar el tabaquismo –ya conocidos–, se agrega que, al dejar de fumar, puedes reducir tu riesgo de padecer enfermedades de la glándula tiroides.

Pero incluso si ya tienes alguna enfermedad tiroidea y eres fumador, abandonar el tabaquismo puede contribuir al control de tu enfermedad y evitar más complicaciones. Si has intentado dejar el tabaco y no lo has logrado, es el momento de solicitar ayuda profesional.


Facebook Twitter Email

Más leídos

1

Adicción: factores de riesgo

Conoce los factores que hacen más probable el desarrollo de una adicción.

Leer más
2

Niños en forma: maneras de lograr que los niños sean activos

Aquí te presentamos algunas sugerencias para que tus hijos realicen actividad física.

Leer más
3

La importancia de vigilar la glándula tiroides

La Federación Internacional de Tiroides recomienda que en este proceso de vigilancia tomemos en cuenta cinco condiciones importantes que se relacionan con fallas de la glándula tiroides:

Leer más
4

Reconoce los signos de alerta de un infarto

Aprende a reconocer los síntomas y signos de un infarto para que sepas cómo actuar.

Leer más
5

Recetas de cocina: cinco maneras de crear platillos sanos

Usa estas técnicas para reducir la grasa, las calorías y el sodio de tus recetas favoritas.

Leer más

Suscríbete al Newsletter

Para recibir información, noticias, promociones y más.

* Campos obligatorios

¿Dé qué temas te gustaría recibir información?

Enviar

Suscríbete al Newsletter

Para recibir información, noticias, promociones y más.

* Campos obligatorios

¿Dé qué temas te gustaría recibir información?

Enviar